Entre 1886 a 1888, el poeta nicaragüense Ruben Dario vivió en nuestro país donde dejó una importante huella en el mundo intelectual chileno de fines del siglo XIX, realizando diversos trabajos periodísticos y literarios. A pesar del menosprecio hacia su persona de las clases sociales dominantes y de no vivir cómodamente, fue parte del circulo de amigos del hijo del presidente Pedro Balmaceda, quien físicamente tenia un problema en su columna que le impidió un desarrollo correcto de su cuerpo, a pesar de estos problemas, el descendiente presidencial ayudó a Dario a publicar su primer libro de poemas titulado “Abrojos” y lo invitó varias veces al palacio de gobierno a participar de sus tertulias literarias, gestos de los cuales estuvo eternamente agradecido, y por eso cuando supo de su fallecimiento no dudo en enviar una carta de pésame hacia el entonces presidente por el deceso de su hijo. Compartimos aquí la carta que este intelectual centroamericano hizo llegar al presidente Balmaceda, del cual agradece incluso el envío de sus trabajos póstumos, esta misiva escrita en maquina de escribir se encuentra actualmente en la Bibiloteca Nacional de Chile:

carta-1889-dic-el-salvador-a-jose-manuel-balmaceda